MÁS RECIENTE

Asombrada por vivir sólo una historia, decidí probarlas todas, una a una. También escribo y dibujo.

miércoles, 25 de diciembre de 2013

La Reina de las Nieves


Érase una vez un chico que pensaba que los copos de nieve eran como las abejas y que, en algún lugar, debía de existir una reina. Y, un día, la Reina de las Nieves vino a buscarlo y lo llevó consigo. El palacio de la reina era bellísimo, pero de hielo, y la reina era perfecta, pero le heló el corazón. Le dio un puzzle de espejos que le hizo olvidarse del mundo y su vida anterior y allí se quedó el chico de plantón, hasta que su mejor amiga fue a buscarlo y rompió el conjuro para que pudiera regresar a casa.

Espero que vosotros mantengáis el corazón bien abrigado, lo cual, se pongan como se pongan los anuncios navideños, cada día es más difícil, y que siempre contéis con alguien que os lo descongele de un abrazo en caso de emergencia.   Que tengáis presente que un palacio no sirve de nada si está hecho de hielo (os lo digo yo, que no tengo calefacción ahora mismo), que buscar la perfección es absurdo si te impide reírte y ser feliz y que, en ocasiones, volcarse en un problema te resta perspectiva. Espero que estéis en casa.

Feliz Navidad.

0 Comentarios ¡Gracias! :

jueves, 19 de diciembre de 2013

Tres pequeñas escenas de invierno





Son tres pequeños dibujos, de unos 8 cm de lado,  que hice ayer en acuarela y tinta como parte de la decoración navideña. Se acerca el invierno...

4 Comentarios ¡Gracias! :

jueves, 12 de diciembre de 2013

Proyecto 10 Negritos: La isla del Negro


Agatha Christie escribió Diez Negritos en la Isla de Burgh, en la costa de Devon, un lugar bastante tranquilo que cuenta con un lujoso hotelito Art Decó y poco más. Con la marea baja se puede llegar andando al pueblo cercano pero, si sube, el hotel queda completamente aislado, excepto por barco. Y, si hay tormenta, ni siquiera por barco.




Esta situación tan engañosamente segura le pareció el escenario perfecto para una novela de misterio.
La isla podía explorarse a pie, no había ningún sitio, salvo la mansión, en el que un asesino pudiera esconderse, de no ser por la niebla podrían incluso ver el pueblo, si no fuera por la lluvia llegaría una barca que les devolvería a casa... pero la cuestión es que los diez habitantes de la isla están muriendo, uno por uno.

La isla tiene también bastante protagonismo en el juego de 10 Negritos. El tablero no se limita a las habitaciones de la casa, puedes (y debes) recorrer las diferentes localizaciones de la pequeña isla. El dibujo que aparece entre los papeles de las fichas de personaje fue el primero que hice de entre todos los elementos del juego.

Al principio de la novela, te explican que la Isla del Negro recibe su nombre de su forma, pues desde cierto punto de vista parecía un rostro con rasgos africanos. Burgh era demasiado plana para conseguir ese efecto, así que escogí la cara más rocosa y pronuncié más el perfil, obligando a los personajes a hacer algo más de ejercicio al explorarla. Cerca de Antequera (Málaga) hay una peñón al que la gente llama la Peña del Indio porque tiene exactamente la silueta de un indio de nariz aguileña tumbado de perfil. Yo me dejé llevar bastante de ese espíritu y exageré los rasgos en el dibujo. O eso pensaba yo, porque hasta hasta el momento nadie parece haber visto el rostro del negro en el dibujo. Quizá es de esas cosas que pasan desapercibidas hasta la primera vez que las ves.

La isla aparece también en la portada de la caja, ya que me parece que resume bastante bien la situación: Durante el día creías que estabas en una casa preciosa con vistas al mar esperando a tu anfitrión pero, al caer la noche, descubres que nadie, en absoluto, va a llegar y que tú tampoco irás a ningún sitio.  La tormenta se acerca y tú estas, literalmente, aislado.
 


(He tomado las fotografías de la Isla de Burgh de Mark Grimshaw y de Wikipedia Commons)
(Las ilustraciones, como siempre, de Esperanza Peinado Plaza)

4 Comentarios ¡Gracias! :

sábado, 7 de diciembre de 2013

Una tarde en la ópera


El lunes pasado fue la presentación, en el Conservatori Liceu de Barcelona, de El Nuevo Bayreuth de Wieland y Wolfgang Wagner (ediciones Karussell). Para los que todavía encontraron sitio para sentarse, porque la cosa se llenó bastante, fue una tarde muy amena, conducida por Ramón Gener (barítono, conferenciante y divulgador de la historia de la ópera) y con la actuación de la soprano Roser Valdivieso Font.  Y, por supuesto, con el autor, Emilio José Gómez Rodríguez, que estuvo respondiendo preguntas y ofreciendo su visión sobre el festival más famoso de Alemania. Es curioso lo de Emilio, que tiene ese tipo de conocimiento profundo que da el estudiar algo que te apasiona y, sin embargo, con esa forma de hablar que en seguida te hace sentir como entre amigos. Quizá sea el acento gaditano, o igual es algún tipo de don.

Sobre el libro, es el primero publicado en castellano que aborda esos aproximadamente quince años de Bayreuth, marcados por el pragmatismo de Wolfgang Wagner y por la luz (en todos los sentidos) de Wieland, y conocidos sobre todo por quitarle a las valkirias sus cascos con cuernos y revolucionar la escenografía en la ópera, hasta llegar a la que conocemos actualmente. Y, no menos importante, el diseño de la portada es mío, a partir de esta ilustración de Parsifal que os mencioné hace un tiempo.


Si queréis saber más del tema podéis pasaros por el blog del autor, o bien comprar directamente El Nuevo Bayreuth en la página de la editorial.

3 Comentarios ¡Gracias! :

sábado, 30 de noviembre de 2013

Steampunk: fantasmas victorianos



Repaso las notas del profesor Sheffield intentando averiguar dónde está el problema, pero no encuentro la clave y, obviamente, ya no me es posible preguntarle a él. Cuento con aproximadamente 300 páginas (tres cuadernos) de cálculos minuciosos, varios pliegos de planos muy detallados e incluso una maqueta realizada por el propio profesor Sheffield. Incluso tuvo la amabilidad de venir a morirse exactamente sobre el  pentagrama donde debíamos construir la máquina, para conseguir la mayor precisión posible. Todos los que nos encontrábamos esa noche en el teatro sabemos hasta qué punto esto último fue inoportuno para él.

Y sin embargo, cuando hemos puesto la máquina en funcionamiento, sólo ha aparecido esta niña desconcertante, en absoluto cualificada para dar un informe científico completo de los otros planos de existencia. No hace más que cantar y jugar a la rayuela y, a veces, se trae una muñeca.

De modo que no sé qué hacer. Rusell propone estúpidamente desconectar la máquina y volver a conectarla. Esto no nos conduce a ninguna parte.

(Ilustración de Esperanza Peinado Plaza)

2 Comentarios ¡Gracias! :

viernes, 22 de noviembre de 2013

Vestida de tinta


Hace ya casi un año que hice este dibujo, que es el mismo que tiene ahora de fondo este blog. Sin embargo, esta dama que camina sola, desnudándose un poco con cada imagen que lanza al aire, nunca había tenido una entrada para ella sola. El frío que hace de repente me ha recordado que ya va siendo hora, antes de que se acabe el otoño y dejen de caer las hojas.

(Ilustración: Esperanza Peinado Plaza)

2 Comentarios ¡Gracias! :

miércoles, 13 de noviembre de 2013

Proyecto 10 Negritos: Anthony Marston



"- Acabo de reflexionar... pienso que Johnny y Lucy Combes serían los dos niños que atropellé cerca de Cambridge. ¡Qué mala suerte!
- ¿Para ellos o para usted?
- Hombre, pensaba que para mí... pero quizá tenga usted razón: fue mala suerte para ellos..." 

                                                                   Agatha Christie, Diez negritos


Tony Marston es el primer personaje que muere en la novela, el que demuestra que la cosa va en serio y uno de los pocos que carece de remordimientos sobre su propio crimen. A fin de cuentas, se justifica, están en el siglo de la velocidad, y a él le gusta conducir coches muy rápidos, como el Daimler en el que llega al embarcadero y cuyas llaves aparecen en la hoja de personaje, para caracterizarlo.









También es el personaje que más cambia en las adaptaciones. En el libro es un joven alto, rubio y atractivo, el único del grupo, en opinión del capitán del barco, que se parece a los antiguos invitados del millonario que anteriormente poseía la Isla del Negro. En las adaptaciones posteriores, los dos niños asesinados pasaron a ser una pareja adulta, por cosas de la censura, y el niño mimado cambió continuamente de nombre y de aspecto. En la película más conocida se transforma en el príncipe Nikita Starloff, un tipo maduro y francamente cargante encarnado por Misha Auer.




Al diseñar el personaje para el juego, yo he procurado mantener el estilo de la novela, aunque sin exagerar y dándole cierto aire presuntuoso porque, la verdad, no me cae muy bien.

(Diseño e ilustraciones de Esperanza Peinado Plaza)

2 Comentarios ¡Gracias! :

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Danza oriental y Wallada la Omeya


No tenía muy claro qué escribir para acompañar esta acuarela, que pinté hace ya un tiempo y me apetecía rescatar. Tengo por alguna parte un libro de poesía árabe de donde podría haber sacado unos versos pero, como no lo tengo a mano, recurrí a internet. Y encontré a Wallada la Omeya, una poetisa del siglo XI, hija de una esclava y un califa que murió asesinado. Al heredar la fortuna de su padre, abrió un salón literario en su palacio y compitió en certámenes de poesía con poetas varones, y encima llevando la cara descubierta. Tanto el rostro de Wallada como su poesía adquirieron fama rápidamente, y fue considerada una especie de mujer fatal de la época.  Acostumbrada al mando desde la cuna y a vivir libremente, hermosa, inteligente y con mucho caracter, ha pasado a la historia también por sus amores con otro poeta, Ben Zaydum, que al parecer la traicionó con otra persona (hay quien piensa que un hombre, otros que una esclava que Wallada había tomado bajo su protección y educado) y por la venganza de Wallada.

Sin embargo, quería dejaros con la imagen de una mujer caminando por las calles de la Córdoba del siglo XI, con la cabeza descubierta y estos versos bordados en oro en el vestido:

"Por Alá, que merezco cualquier grandeza
 y sigo con orgullo mi camino.
Doy gustosa a mi amante mi mejilla 
y doy mis besos para quien los quiera."

2 Comentarios ¡Gracias! :

miércoles, 30 de octubre de 2013

Mamam Brigitte noir


 Mamam Brigitte es la esposa del Barón Samedi, una loa de la muerte y la fertilidad igualmente poderosa, aunque bastante menos conocida que su cónyuge. Por su posición entre los dos mundos me pareció muy apropiada para la noche de Samhain, pero me ha encantado saber que, al parecer, ella es de origen celta también. Desciende de Santa Brígida, como atestiguan sus ojos color verde irlandés, y posiblemente llegase a Haití con los deportados de Irlanda y Escocia. La tumba de la primera mujer enterrada en cada cementerio de Haití se consagra a ella.

Malhablada, apasionada y buena bebedora, como el resto de la familia, es famosa por ser una excelente danzarina y por hacer cosas muy interesantes con los pimientos picantes. Se la representa vestida de novia y con mariposas enlazadas en los cabellos, en alusión a la brevedad de la vida.

Espero que paséis un gran Samhain y un tranquilo Día de todos los Santos. O lo que prefiráis.


(La mayor parte de los datos se repiten en cualquier parte donde se hable del clan Guedé, aunque el origen celta de Mamam Brigitte lo leí por primera vez en esta página: www.rootswithoutend.org)

(Ilustración: Esperanza Peinado Plaza)

0 Comentarios ¡Gracias! :

jueves, 17 de octubre de 2013

Steampunk: viajando en el Nautilus



Bajo el mar, el tiempo transcurre de modo diferente. Dentro, en el silencio absoluto (si estás lejos de las bombas y los motores), mirando cambiar casi imperceptiblemente los azules, pasa lentamente, como las ballenas o esos otros animales inmensos, que son apenas un ojo enorme al otro lado del cristal. Fuera, el tiempo pasa muy deprisa, te bebes los minutos como el oxígeno. También decides si es de día o es de noche.

Y no hay fronteras o, al menos, no hay nadie que te las imponga. Cambias de sitio siguiendo tu instinto, como los bancos de peces.

Si lo piensas así, bajo el mar eres el señor del tiempo y del espacio.

0 Comentarios ¡Gracias! :

jueves, 10 de octubre de 2013

Proyecto Diez Negritos: Ethel Rogers

 Estos meses estoy trabajando con Peká Editorial en un juego de mesa creado por Judit Hurtado Fernando Chavarría y  basado en la novela Diez Negritos, de Agatha Christie. Me gustan mucho los juegos (especialmente los que son cooperativos, como éste, porque soy una pésima perdedora) y me encantan las novelas de misterio, así que, pese a las horas de trabajo, estoy disfrutando intensamente este proyecto.

Agatha Christie decía que Diez Negritos (“And then there were none”, se llamó después) era su obra más perfecta. También es una de las novelas policíacas más vendidas de la historia. Parte de una premisa muy sencilla: Diez personas, aparentemente sin relación entre sí (excepto el matrimonio de criados) son reunidos en una isla privada. Pronto descubren que sí tienen algo en común, todos son responsables de la muerte de alguien. Y acto seguido, descubren otro punto de unión: uno por uno, todos están muriendo. La novela y el juego de mesa tienen el mismo objetivo, descubrir cuál de los personajes es el asesino antes de que mate al resto. Como en las diferentes adaptaciones de la historia, el asesino cambia en cada partida, y se considera descubierto si reúnes durante el juego el número suficiente de pistas.



No es un Cluedo, es muy divertido y, a pesar de tener una mecánica muy ágil, tiene muchos componentes y, os lo puedo asegurar, una estética muy cuidada. Os dejo aquí parte del proceso de creación de la cocinera, Ethel Rogers.



(Ilustraciones de Esperanza Peinado)

4 Comentarios ¡Gracias! :

jueves, 3 de octubre de 2013

El Séptimo Mar


 Sólo usa un par de zapatos – las botas más cómodas que pudo encontrar-, blande una espada llamada Fuego Blanco y tiene el pelo del color del fuego, y aproximadamente igual de manejable.

Ygrain de Carleon es uno de mis personajes preferidos, quizá por la forma en que disfruta la vida intensamente. No rechaza una cerveza, ni una buena historia, ni una noche interesante en cualquier sentido. Como Blanche DuBois, confía en la bondad de los desconocidos, pero sabe cómo reaccionar si éstos defraudan sus expectativas.

El mono se llama Malaria. Lo bautizó así una compañera de viaje que enumeraba las enfermedades que podía contagiarles, aunque según Ygrain es porque, nada más verlo, su amiga se mareó y a continuación le entraron sudores fríos. Malaria es, a grandes rasgos, cabezota, valiente, comilón y temperamental, de modo que Ygrain y él se llevan de maravilla.

Como os digo, siento un cariño especial por este par, así que no me extrañaría que más adelante os siga hablando de ellos.

0 Comentarios ¡Gracias! :

lunes, 23 de septiembre de 2013

Qamar y la perla (II)


Antes del verano os hablé de este cómic que presenté al III Concurso de Cómics de Medina Azahara. Se trataba de una historia sobre las historias, y sobre cómo pueden devolver a la vida las ruinas. Al final, aunque estuvo expuesto en Medina Azahara hasta finales de julio, no gané, porque me tocó un jurado ruskiniano, más interesado en la belleza trágica de las ruinas que en los cuentos de hadas. Son cosas que pasan.

Os dejo, sin embargo, el cómic, y espero que lo disfrutéis (como siempre, click para ampliar).




2 Comentarios ¡Gracias! :

miércoles, 11 de septiembre de 2013

El pintor de miniaturas


Desde el principio puso especial cuidado al pintar ésta. Era de un mirmillón, ese tipo de gladiador romano que en las películas no suele pasar de extra, probablemente porque no se les ve la cara. La verdad, no le presté mucha atención (tiene ejércitos completos) pero sí me di cuenta de que le dedicaba más tiempo a los degradados y los brilllos, de que le buscaba más matices a las telas, de que cambió un par de veces el color para obtener el mejor efecto. Y, una vez terminada, la colocó junto a la cama, entre el despertador y la lámpara. Lo último que mirar al apagar la luz.

Luego empezó el ejercicio. Y le venía muy bien, en realidad. Pasaba mucho tiempo sentado entre unas y otras cosas. Pero, en algún momento, todo se volvió excesivo. Y ¿Qué le voy a decir? ¿Que no me gusta que tenga la figura en la mesa de noche? Yo en la mía tengo un conejo de trapo. Ayer pasé junto al cuarto mientras hacía flexiones y le escuché murmurar. Habla tan poco últimamente que me sobresalté. Repetía:

-           - La espada atada al brazo es una con el brazo, clava y corta. El escudo de un soldado, pesado y recto, defiende al guerrero. El casco cubre la cara para que nunca te miren a los ojos…

Y no sé qué hacer. Miro la figurita yo también y espero, simplemente, a que descargue el golpe.

(ilustración: Esperanza Peinado)

0 Comentarios ¡Gracias! :

martes, 3 de septiembre de 2013

Mis fotos del verano

 De esto que encuentras un sitio cómodo, a la sombra, con una brisa suave, que no sabes si entrecerrar los ojos o ensimismarte con el paisaje... Es una tarde de verano, te sientes perezosa y no tienes nada urgente que hacer en un rato. Y entonces sacas el cuaderno y dibujas...



 

3 Comentarios ¡Gracias! :

miércoles, 28 de agosto de 2013

Con habitación propia


Decía Virginia Woolf que, para escribir, una mujer necesita dinero y una habitación propia. “Mujeres con habitación propia”, con Trini Moreno Cobos como principal impulsora, ofrece no sólo ese espacio personal, sino también un lugar de encuentro para mujeres creadoras, que ponen su cabeza y sus manos a trabajar en algo en lo que creen: dramaturgas, titiriteras (en el más honroso sentido del término, si es que tiene otros), escritoras, diseñadoras, pintoras, músicas y artesanas. Y más.

Y, desde ayer, ya tengo dos llaves en mi llavero: mi firma y la de mi nueva habitación. Si os apetece pasaros, veréis qué bien acompañada me encontráis.

0 Comentarios ¡Gracias! :

martes, 20 de agosto de 2013

Hadas de vacaciones




Estos días de verano me gusta bajarme a la playa a primera hora de la mañana, antes de que aparezcan las radios, los jugadores de palas o voleibol y esos preciosos bebés que ven el mar por primera vez y cuyas otras primeras veces (la primera vez que mojan los pies, que chapotean o que se comen un cangrejo vivo) te retransmite a voces una familia entusiasta. Me encanta la calma que tiene el mar a esas horas, cuando apenas se escucha algo más que el viento y el rompeolas, así que, aunque odio madrugar, estos días hago una excepción y, si puedo, llego antes que los peces.

Aún así, nunca soy la primera. Suele haber un señor con pinta de jubilado y pantalones blancos disfrutando de un periódico y varias sombrillas huérfanas, que creo que brotan solas por la noche. Y, una mañana, estaba esta tienda. Ni siquiera fui capaz de entender cómo se sostenía la estructura. Era una mezcla de pabellón medieval y casa zíngara, una acumulación de alegres telas de todos los colores, banderolas y guirnaldas, como una especie de espejismo en la arena.

Intrigada, hice un pequeño boceto en el margen de mi revista, pero no llegué a averiguar quién la ocupaba. Las dos veces que me asomé discretamente  –al ir a nadar y al salir del agua- estaba vacía, aunque alguien había dejado dentro sus cosas. No ha vuelto a aparecer por aquí, así que, si alguien la ve y averigua algo más sobre quién viaja con tanto estilo, que me avise.

(Ilustración de Esperanza Peinado)

2 Comentarios ¡Gracias! :

miércoles, 31 de julio de 2013

El espantapájaros



"No querrás ser siempre un trozo de madera, ¿eh, Capitán?" me preguntó ella.

No sé por qué me llamaba capitán. Se había traído "Los cañones de Navarone" y puede que confundiera mi abrigo con una casaca de uniforme. pero tenía razón: si no lees, los sueños se te quedan pequeños en seguida y, sin sueños, no puedes crecer. Sólo te haces más viejo, como estas cosas que tengo colgadas.

Las mañanas son algo aburridas pero, por las tardes, la veo llegar desde lejos, con el pelo rubio de tanto sol y la bolsa con el libro y la merienda. Se sienta cerca y leemos. Ahora estamos con "La isla del tesoro", así que sigo siendo un capitán. Ella lee más deprisa, pero la voy pillando. No  voy a ser un trozo de madera toda la vida.

(Ilustración y texto de Esperanza Peinado)

2 Comentarios ¡Gracias! :

martes, 23 de julio de 2013

Hopper conoce al Predicador



Edward Hopper es uno de mis pintores preferidos, en gran parte por esa cualidad narrativa de sus cuadros. Hacen que te preguntes qué historia encierran, qué piensan los personajes, cómo han llegado allí. En esta versión de Nighthawks, Garth Ennis se ha encargado de resolver todas esas dudas. Seguro que más de uno ya sabe que el hombre de espaldas se llama Cassidy, que llegó a Estados unidos en 1918 (aunque se conserva bien) y es, a la vez, despreciable y carismático. Que el del alzacuellos es Jesse Custer, de Texas, y busca a Dios para ajustar cuentas, y la dama de al lado se llama Tulip O´Hare, es vegetariana y lleva en el bolso una automática del 44 (porque con una pistola de calibre 50 te caen más años de cárcel). Incluso sabrán la historia del camarero. A los que aún no lo sabíais, os recomiendo los cómics: “Predicador”.

En realidad, apenas hay nada originalmente mío en esta viñeta. La composición es, evidentemente, de Hopper, y he intentado acercarme lo más posible al estilo de Steve Dillon (el dibujante), hasta el punto de que dos de los personajes están sacados de dibujos suyos casi línea por línea. Ni siquiera se me ocurrió a mí: hace poco, un buen amigo me comentó que le gustaría tener algo así, así que esto ha sido un regalo para él. Feliz cumpleaños, Juan.

(Dibujo y color de Esperanza Peinado)

0 Comentarios ¡Gracias! :

miércoles, 10 de julio de 2013

Ella lleva la noche en el pecho


En realidad, para cuando dibujé esto, lo que sonaba era "Mein herz brennt" (Mi corazón arde), de Rammstein, y no "Nebel", que es la canción de la que procede el título, pero fue esa frase tan potente la que me hizo buscar papel y tinta. Sugiere dolor, incluso muerte y, sin embargo, es innegablemente hermosa. El dibujo no está a la altura, pero me amenizó un rato la tarde del martes.

0 Comentarios ¡Gracias! :

lunes, 1 de julio de 2013

Steampunk: El mensajero alado



Al principio, y para sorpresa de todos, el empleo de pterodáctilos fue un completo fracaso. Eran menos propensos a enfermedades que los grifos que, a fin de cuentas, siempre habían sido un pastiche entre dos especies, más impresionantes que prácticos. También eran veloces y resistentes, y un blanco difícil para los aviones.

Las alas, en cambio, resultaron un problema en el que nadie había pensado. Dieron por hecho que los jinetes de los grifos dominarían sin problema sus nuevas monturas, e hicieron falta un alto número de miembros fracturados para que asumieran que el movimiento era por completo diferente en un león con alas de águila, que en un animal extinto que parecía el hijo enfadado de un murciélago y un cocodrilo.

Para cuando el alto mando decidió actuar al respecto, ya se había lesionado casi la mitad de la plantilla de mensajeros. La guerra estaba avanzada y el enemigo había sacado provecho de esta desventaja.

Y entonces apareció Riley y todo cambió.

2 Comentarios ¡Gracias! :

lunes, 17 de junio de 2013

Parsifal



Personalmente, Parsifal –o Perceval- siempre me ha parecido lo contrario del dicho popular este de “De bueno, es tonto”. Parsifal de tonto, es bueno. Criado por su madre, que teme que si sabe demasiado del mundo acabará muerto en combate como su padre, casi todos los que se lo cruzan sacan la conclusión de que no tiene muchas luces. El rey Amfortas y los caballeros del Grial, a cuyo castillo llega por casualidad, lo piensan todos, porque desde fuera la pureza espiritual se parece tanto a la estupidez, que asusta. Aún así, le permiten presenciar la última ceremonia de Eucaristía que se celebrará en Monsalvat en mucho tiempo. El rey Amfortas ha sido herido en el costado por su propia lanza (la de Longinos) y nadie encuentra cura para su herida. Con todo, los caballeros se reúnen a su alrededor para verle oficiar el ritual y desvelar ante todos el Santo Grial, aunque al hacerlo la herida vuelve a abrirse. Parsifal no entiende gran cosa de lo que acaba de presenciar, pero queda profundamente impresionado y empieza su propia búsqueda de la lanza robada y la curación del rey, una odisea tanto en el plano místico como en el material.

Este es el principio de Parsifal, un festival escénico sacro compuesto por Wagner. El montaje en que se basa la ilustración, tan minimalista y con ese contraste de luces y sombras, es el más representativo del Nuevo Bayreuth, quince años del Festival de Wagner dominados por la figura de Wieland Wagner. Y, si queréis saber algo más sobre el tema, deberíais leer el libro de Emilio Gómez Rodríguez “El Nuevo Bayreuth de Wieland y Wolfang Wagner”, del que esta imagen es portada, o bien ir abriendo boca con su blog.

3 Comentarios ¡Gracias! :

miércoles, 5 de junio de 2013

La máscara de Italia


 A ver si adivináis dónde he estado...

2 Comentarios ¡Gracias! :

sábado, 25 de mayo de 2013

Qamar y la perla (I)



Las bases del III Concurso de Cómics de Medina Azahara establecían que debía ser una historia ambientada en Medina Azahara, ya fuese en las ruinas, durante la vida cotidiana en el siglo X o durante su destrucción. Me pareció genial. Me encantan las historias: creo en el poder que tienen para hacernos viajar en el tiempo, a otras ciudades, a otros mundos o al interior de otras personas. Así que decidí intentar contar esto precisamente,  cómo a través de un cuento el narrador y el oyente (y el lector con ellos) pasean por la Medina Azahara original.


Tenía un máximo de cuatro páginas, así que me decidí por una historia corta y sencilla sobre una criada ingeniosa que aspira a que le dejen casarse con su amado, un joven de clase noble, porque, como decía el Milagroso Max: “el amor verdadero es lo más grande del mundo. A excepción de los bocadillos de cordero, lechuga y tomate, cuando el tomate está maduro y el cordero está en su punto”.



Algunos detalles del cómic son históricos (o, al menos, registrados en fuentes escritas de la época), como los leones de Abderramán III o la enorme perla del Salón Peregrino, que fue un regalo del rey de Constantinopla.

El cómic completo estará expuesto en Medina Azahara hasta el 28 de julio.

2 Comentarios ¡Gracias! :

sábado, 18 de mayo de 2013

Los leones de la Alhambra

Esta mañana en el Museo del Romanticismo había un taller de papiroflexia familiar. No sé muy bien qué tiene que ver la papiroflexia con el romanticismo (o con las familias, que me veo a los padres intentando plegar una jirafa con una mano mientras con la otra intervienen en una pelea por la hoja de color rosa) pero me parece una iniciativa original y muy entretenida para celebrar el 18 de mayo.

Casi todos los museos han pensado algo interesante para hoy: conciertos, instalaciones, concursos, conferencias, coloquios. En un rato empieza una conferencia sobre tatuajes, con espectáculo en el Museo Nacional de Antropología, y un juego de pistas ambientado en el 1913 en el de Artes Decorativas. En Altamira y en el Museo del Traje hay un photocall. Todo esto aparte, por supuesto, de entradas gratuítas, visitas guiadas y horarios intensivos en casi todas partes. A mi, que estoy de viaje, me está viniendo especialmente bien, pero espero que vosotros tengais como yo un buen plan para el Dia Internacional de los Museos.

Estos dibujos pertenecen también a un 18 de mayo de hace ya algunos años. Los hice por encargo para ilustrar un cuadernillo de actividades y juegos para niños en el Museo de la Alhambra de Granada, con textos de Soledad Gómez Vilchez. Siendo la Fuente de los Leones el símbolo por excelencia de la Alhambra, la idea era hacerlos más juguetones y cercanos. Más parecidos a mi gato, en resumen (uno de ellos incluso ha encontrado un ratón).

¡Pasad un gran día!





2 Comentarios ¡Gracias! :

jueves, 9 de mayo de 2013

La tarde en el Alcázar


Aprovechando el tiempo que está haciendo, ayer Diana Carvajal y yo decidimos pasar la tarde en los jardines del Alcázar.



 El plan era tomar un helado, pasear y dibujar escuchando las fuentes, así que yo me llevé mi cuaderno y ella se trajo uno a estrenar. Pasamos un buen rato disfrutando de las flores, los peces y las ranas y los setos recortados en forma de torre y de tetera, y decidiendo dónde colocarnos y, finalmente, encontramos un sitio que nos convenció a las dos. Fue entonces cuando descubrimos que el cuaderno de Diana era mágico. Apenas empezó a dibujar, se puso a llover.


Poca cosa, algunas gotas aisladas, nada molesto salvo que, como ella, estuvieras usando un  pincel con tinta soluble. Así que cerró el cuaderno y esperó un poco. Dejó de llover casi de inmediato pero, para asegurar, dio una vuelta y sacó algunas fotografías (una, de su pie en perspectiva ante un estanque: porque es una artista). Luego reemprendió el trabajo y, por supuesto, empezó a llover de nuevo. Cerró el cuaderno, dejó de llover, charlamos mientras yo dibujaba, reapareció el sol, se sentó otra vez, reemprendió el boceto, regresó la lluvia.  Aquí ya lo dejó por imposible, así que no volvió a llover.

 








Mientras averiguamos si el cuaderno tiene arreglo o lo guardamos para tiempos de sequía, este es mi dibujo ya acabado:


Si queréis saber de lo que es capaz Diana cuando no le llueve, os dejo el enlace a su blog.

0 Comentarios ¡Gracias! :

jueves, 2 de mayo de 2013

La bailarina


A veces pienso que, si me esforzase en serio, podría ser perfecta como una bailarina de plata. Luminosa y ligera como el ala de un ángel. Pulida y tersa como la porcelana. Dios mío, sería aburridísimo.

(Ilustración de Esperanza Peinado)

0 Comentarios ¡Gracias! :

martes, 23 de abril de 2013

Esbozando una luna



¡Felicidades a todos los libros que conozco y a los que no conozco todavía! Espero que estéis pasando un gran día con vuestros seres queridos, y unirme luego a la celebración. Y una mención especial a Las mil y una noches, con mucho cariño (él sabe por qué).

Estos días estoy bastante liada, pero no quería perderme esta cita con vosotros, así que se me ha ocurrido compartir un poco de una de las ideas en que estoy trabajando. Se llama Qamar, que significa “luna”, y espero poder enseñaros pronto el resultado completo.

(Ilustración de Esperanza Peinado Plaza)

0 Comentarios ¡Gracias! :